“Y si te abrazo, es para sentir…Que a nuestro amor nunca podrán sacarlo de raíz.” (Gustavo Cerati, músico, cantautor y compositor argentino). Segunda parte del artículo sobre los Abrazos. Dame otro abrazo 😉

Además de la oxitocina, un abrazo también libera otras hormonas llamadas serotonina y dopamina las cuales tienen un efecto sedante y producen una sensación de tranquilidad, bienestar y calma; lo más interesante aún es que no sólo producen este efecto al ser abrazado sino que luego de ser abrazado sus efectos se prolongan por mucho tiempo después. Algo increíble es que datos científicos afirman que tanto los abrazos como las caricias producen mayor efecto en mujeres que en hombres, pero ambos sexos se ven beneficiados.

Trayendo como antecedente el libro de Kathleen Keating “La terapia del abrazo” podemos afirmar que los abrazos no sólo nos ayudan a sentir bien, sino que también favorecen al buen desarrollo de la inteligencia en los niños, a superar los miedos y que también es un factor anti-envejecimiento.

El en libro Keating afirma que “el contacto físico no es solo algo agradable, sino también necesario para nuestro bienestar psicológico, emocional y corporal, y acrecienta la alegría y la salud del individuo y de la sociedad. El abrazo es una forma muy especial de tocar, que hace que uno se acepte mejor a sí mismo y se sienta mejor aceptado por los demás”.

Terminamos este artículo compartiendo con todos ustedes un “abrazo al alma” del gran escritor uruguayo, Eduardo Galeano:

Nosotros tenemos la alegría de nuestras alegrías,

y también tenemos la alegría de nuestros dolores

porque no nos interesa la vida indolora

que la civilización del consumo vende en los supermercados,

y estamos orgullosos del precio de tanto dolor

que por tanto amor pagamos.

Tenemos la alegría de nuestros errores,

tropezones que prueban la pasión de andar

y el amor al camino;

y tenemos la alegría de nuestras derrotas

porque la lucha por la justicia y por la belleza

vale la pena también cuando se pierde.

Y sobre todo…

sobre todo tenemos la alegría de nuestras esperanzas

en plena moda del desencanto, cuando el desencanto

se ha convertido en artículo de consumo masivo y universal

nosotros seguimos creyendo en los

asombrosos poderes del abrazo humano.

Eduardo Galeano

Dame Un Abrazo (Parte 1)

Comentarios

comentarios