“¡Que difícil definir al Wing Chun Kung Fu! Es uno y es muchos,” cuenta nuestro Sifu (“padre adoptivo, maestro” en su origen chino). El Wing Chun es un increíble arte marcial de origen Chino y, según cuenta la leyenda, fue creado y desarrollado por una mujer. El Wing Chun nos permite conectarnos con nuestras partes más profundas y crecer tanto individual como grupalmente, en “familia”.

Lo primero que se ve es que sus técnicas son muy buenas para usarlas para la defensa personal. El Wing Chun trabaja para darte la habilidad necesaria para defenderte de un agresor, de lastimarlo, de quitarle la vida en caso de que no te deje otra alternativa. También te hace entender y aceptar que si te enfrascás en una pelea podés salir lastimado. Que podés perder la vida. Como ocurre con las guerras, todos saben como empieza una pelea, pero nadie puede saber como termina. Y a la vez, el Wing Chun Kung Fu trabaja las capas mas profundas de tu espíritu para que cada paso que das, te aleje del camino de la violencia.

Te exige que hagas el mayor esfuerzo para mejorar tu Kung Fu personal, pero no te permite hacerlo sin tener a tus compañeros en cuenta. No podés ser egoista. Tenés que ayudarlos a crecer, porque ellos te ayudan a crecer a vos.

wingchun3

Tu trabajo constante te permitirá alcanzar lo que buscabas. Y, obviamente te alegrarás mucho por haber alcanzado alguna meta. Y la par, el trabajo profundo y silencioso del Wing Chun Kung Fu te permitirá alegrarte cuando tus compañeros alcancen sus metas. Y ellos se alegrarán de tus logros. El Wing Chun, silenciosamente, te hizo parte de un conjunto.

Te esforzás mucho en las clases para mejorar tu técnica, y ese trabajo duro te hace mejor practicante dentro de tu Escuela. Y ese trabajo, sileciosamente, traspasa los límites de esa Escuela. Se propaga a otros aspectos de tu vida. Estás mas sereno, mas seguro, mas relajado. Te hace mejor persona. ¡Qué difícil definir al Wing Chun Kung Fu! Es uno y es muchos.

Lo que si te puedo asegurar es que el Wing Chun Kung Fu es una hermosa y excelente herramienta de desarrollo personal. Es una de las mejores que han sido creadas por el hombre. Te dará muchísimas satisfacciones. Pero a cambio te pedirá mucho. Mucho esfuerzo, mucha dedicación, mucha disciplina, mucha constancia, mucho respeto, mucha humildad. Mucho.

No es un camino fácil. Es imposible tener Kung Fu en dos o tres meses. Lleva tiempo. El camino es largo. Pero bien vale el esfuerzo. Es un camino bello y virtuoso.

Obviamente contrasta con los tiempos que corren. Con la modernidad que exije todo ya, ahora. Sin esfuerzos, sin sacrificios. La sociedad moderna se aleja cada vez mas del camino de la autoexigencia. Del hacer siempre lo mejor que podamos. Y no necesariamente por una nota en un examen, por un cinturón o porque nos pidan que lo hagamos. Sino porque hay que hacerlo. Porque es lo mas noble.

Mi Abuelo-Kung Fu (el Sifu de mi Sifu) dice que el Kung Fu está en vías de extinción. Que loswingchun5 nuevos tiempos lo empujan a desaparecer, sin espacio en un mundo apurado. Demasiado apurado. Yo quiero creer que no es así. Necesito creer que no es así.

Les deseo de corazón que encuentran una actividad que les permita experimentar la maravillosa sensación de vivir una existencia embebida de buen Kung Fu. Les aseguro que una vida sin Kung Fu no es lo mismo. En absoluto.
Y si ya lo consiguieron o están en el camino, me alegro por ustedes y les pido que no aflojemos.
Que no esforzemos cada día para alcanzar la excelencia en cada cosa que hagamos.
Aunque no lo logremos.
Aunque seamos derrotados.
Cuando llegue el momento final, habrá valido la pena.
¡Felíz, saludable y larga vida!
¡Abrazo grande!

Escrito por Carlos Cufré, Sifu Wing Chun Kung Fu. Maestro de la Escuela Wing Chun San Martín SDS Kung Fu.
15 6600 5780

facebook.com/wingchungsanmartin.sdskungufu

Comentarios

comentarios