“About time” o Cuestión de Tiempo, como fue titulada para los países de habla hispana, es una película de esas que uno no tiene ganas de ver, en realidad. De esas que uno mira porque no hay nada en la tele o porque hay que acompañar la merienda con algo. Así me senté a verla: sin muchas ganas. Ahora creo que es la película más dulce y honesta que se haya hecho.

*  Tim Lake es un joven inglés que vive con su familia en una casita en la playa. A los 21 años recién cumplidos, su papá le cuenta, que todos los hombres de su familia tienen un don especial: la capacidad de viajar en el tiempo. *

¿Te imaginás poder tener la habilidad de viajar en el tiempo?
“Cuestión de Tiempo” nos muestra una el desarrollo del dilema del tiempo y la vida, de forma muy concreta y muy amena, también. ¿Quién de nosotros, sentados frente al monitor de la computadora, no ha, alguna vez, soñado o fantaseado con cambiar algún hecho, o incluso una mera palabra que hayamos hecho o dicho en el pasado? ¿Cuántas veces nos hemos repetido, mirando al cielo, quizás, “por qué le dije eso” o “por qué no: tomé ese avión/la saludé/le dije Te Quiero”?

En la película, muy bien escrita y filmada, vemos todas estas preguntas a través de los ojos de Tim, un adolescente/adulto que empieza a armar su vida y a descubrir lo que significa realmente “vivir”.

Recomendamos esta película, no sólo por su divertida historia y por la idea fantástica de viajar en el tiempo, sino también por la reflexión que esto conlleva: una vez cumplido el sueño de viajar en el tiempo… ¿qué pasa después? ¿Cómo afecta esto el resto de nuestra vida? ¿Qué ganamos y qué perdemos, si es que perdemos algo?

Compartimos esta película, porque, al verla, algo afloró dentro de nosotros. Y esperamos que ese algo también florezca en vos cuando la veas.
¡Que la disfrutes!

 

 

Comentarios

comentarios