Para festejar que, de a poquito, van llegando los días cálidos con sol de primavera, queremos compartir con ustedes está súper fácil receta vegana. Dio la casualidad, y el antojo de torta de manzana, que al abrir la heladera me encontré con que no tenía ni leche, ni huevos, ni manteca. Ja! La carencia sólo está presente en nuestra forma de percibir el mundo.

Torta invertida de manzanas

Alcanza para 12 personas

Tiempo de preparación: 10 minutos
Tiempo de cocción: 40-45 minutos
Tiempo de enfriado: 45 minutos

INGREDIENTES:

2-3 manzanas – rojas o verdes (recuerden que las verdes suelen ser más ácidas)
2 tazas de harina integral
3/4 taza de azúcar mascabo o de caña (azúcar orgánica)
1 cda de polvo para hornear
ralladura de 1 naranja o limón
1/2 cdta de bicarbonato de sodio
1 banana madura pisada
1/2 taza de aceite o margarina vegetal derretida
1 taza de leche de soja o el jugo de 1 naranja
1/2 taza más de azúcar de caña para caramelizar el molde

PREPARACIÓN:
En un bowl, mezclar los ingredientes y revolver de forma envolvente. En caso de que la mezcla lo necesite, ir agregando un poco de agua para ayudar a que se homogenice bien.
Una vez mezclado los ingredientes, dejar reposar y untar el molde con aceite (preferentemente de maíz o girasol). Luego, espolvorear el azúcar por toda la base del molde. Una vez hecho esto, se acomodan las manzanas trozadas en toda la base del molde. Importante: cuanto más finas sean los trozos de manzana más rápido se cocinan y es más probable que se quemen. Lo más cómodo es trozar las manzanas en rodajas amplias de por lo menos medio centímetro.
Agregar la mezcla cubriendo las manzanas y dejar reposar unos segundo hasta que el horno se haya calentado. Es importante que el horno ya se encuentre en una temperatura elevada antes de colocar el molde con la preparación; de esta manera la cocción va a ser más rápida.
Con un escarbadientes o con la punta de un cuchillo comprobar si la torta está cocida. El escarbadientes o la punta del cuchillo deben estar secos y sin grumos de masa.
Una vez cocida, apagar el horno y dejar reposar la tarta hasta que se enfríe.
Por último, muy cuidadosamente, dar vuelta el molde y retirarlo, y ABRACADABRA! Lista para disfrutar con un rico mate, té o café
🙂

 

Comentarios

comentarios