¿Café y Cherry Pie?

¡Sí! La serie que dio a luz a todas las grandes series retoma su historia tan controversial. Twin Peaks, o “Picos Gemelos” como se emitía en Argentina, continúa. No es una secuela, ni un agregado. Sino que vamos a volver a ver a todos los personajes de Twin Peaks continuando sus increíbles historias 25 años después.

“¿Quién mató a Laura Palmer?” 

Como tantos otros fanáticos de la series, me dispuse a volver a ver la serie, comenzando por el increíble piloto “Northwest passage “, donde acompañamos a Pete a una mañana de pesca en un lugar rodeado de bosque y montaña. Pero, por desgracia, Pete no llega al lago, sino que encuentra el cadáver de Laura Palmer, chica linda y dulce que todo el pueblito adoraba.

 

El Fenómeno Twin Peaks

Esta serie, aún viéndola hoy, con tanto para elegir entre historias de detectives, misterios y realidades paralelas, sigue siendo un ícono de genialidad. Como amante de todas las series e historias de policiales y suspenso, puedo admitir que ninguna serie me atrapó tanto como Twin peaks. Sí, ya vi Stranger Things, American Horror Story, The Killing, The Fall, Black Mirror y unas cuántas más… Y concuerdo con vos en que son realmente buenas. Sobretodo Stranger Things; en especial si disfrutás, como lo hago yo, de un librito de Stephen King de vez en cuando. Pero Twin Peaks es diferente.

Esta series que se emitían por televisión hace 30 años no sólo trataba sobre un misterio a resolver. Sino que cada personaje era un misterio en sí mismo. Y poco a poco, entre diálogos loquísimos y sueños surreales, me fui enamorando de cada una de las piezas que formaban el pueblo de Twin Peaks.

De Todas Las Caras De Twin Peaks

De todos los personajes, creo que el que más me gustaba y me gusta es el de Garland Briggs, un Oficial de las Fuerzas Aéreas, parte del Proyecto Libro Azul que estudia el espacio profundo. ¡Tomá mate! ¿No es genial? Este personaje, bastante secundario, era uno de los más tranquilos y sabios de todo el reparto. Y, con mucho misterio y hasta sequedad, lo mira a su hijo y le dice que respeta su revelación contra el sisitema y los padres, porque es adolescente y, con toda dulzura le da vuelta la cara de un sopapo. Para recordarle que, por más que lo admire, defienda y respete, hay cosas que deben funcionar de cierta manera. ¡Ja! Creo que pocas caras de Twin Peaks eran tan enigmáticas y paradójicas como Briggs. Y, además, parecía ser uno de los pocos, sino el único (sin contar a Bob – spoiler!) que sabía lo que pasaba en los bosques profundos de Twin Peaks.

Otro de los personajes que se alquiló por tiempo indeterminado un monoambiente en mi mente fue una cara no de Twin Peaks, sino del FBI: Albert Rosenfield. Albert es un defensor de la no violencia, que se enorgullece de no haber disputado nunca una pelea y que, casualmente (nada es casual), es increíblemente violento verbalmente. Trata a todos con desprecio y desdén y llega a Twin Peaks contando los minutos para poder irse. Así y todo, acude cuando lo llaman.

“Diane, Son Las 6:18”

Ahora que estoy volviendo a caminar las calles arboladas de Twin Peaks, me doy cuenta de cuánto disfruté verla y de cuánto me gustaron cada uno de los locos habitantes del pueblo. Amé al Agente Cooper, desde que aparece en su auto hablando desde una grabadora de mano con Diane. ¿Por qué nunca aparece Diane? Muchas veces pensé “Pobre mina, Diane… ¡Cómo aguanta a Cooper!”. Y, sin embargo, Diane, quizás sentadita en su escritorio en alguna oficinita del FBI, seguía los pasos de la investigación con más claridad que muchos de los demás personajes que vivían en el pueblo.

Sabor Agridulce

Creo que, una vez que terminé de ver la serie, no pude evitar sentir una gran pena… Y unas ganas tremendas de saber qué pasaría con todas esas personas. ¿Qué pasaría con Ed y Norma? ¿Leo nunca se recuperaría de su estado vegetativo? ¿Y Cooper? ¿Vuelve al FBI? ¿Bob? Más allá de los misterios, que son tantos que uno no puede evitar pensarlos todos al mismo tiempo, dándoles vuelta y girándolos, tratando de encontrarles similitudes para que la historia de todo encajara, lo que más dolía era pensar en los personajes que quedarían ahí, en el pueblo de Twin Peaks, siguiendo con sus vidas, mientras vos y yo apagábamos la tele.

Nunca me gustó el agridulce. O es dulce, o es agrio. “Agridulce” es raro y extraño… como Twin Peaks. Y, aunque sabe nuevo y extraño al principio, uno descubre lo increíble que es y lo mucho que nos gusta. David Lynch, junto a Mark Frost, crearon el lugar perfecto para una historia perfectaen su imperfección y ahora, 25 años después podemos saber qué fue de la vida de Twin Peaks. Al leer esto último seguramente te vino algún personaje en particular. “¿Qué habrá pasado con…

¿Quién Es Tu Personaje Favorito? ¿Qué Habrá Sido De Él?

 

Comentarios

comentarios