El Escritor Uruguayo, Eduardo Galeano, quien trasciende esta tierra en el mes de mi cumpleños, el año pasado, nos hizo miles de regalos. Algunos grandes y envueltos en papel celofán, otros más pequeños, con envoltura de papel de seda. Pequeños pero que tocan nuestras partes más profundas. “El Libro De Los Abrazos” es uno de éstos últimos.

A un par de días de las fiestas nada más, quiero compartir con ustedes este pequeño regalo:

“Un Mar de Fueguitos”

Un hombre del pueblo de Negua, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.

A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

-El mundo es eso – reveló-. Un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

Hermoso, ¿no? Si te gustó la música, te cuento que el intérprete es Yiruma (compositor Coreano de música para piano). Aquí van los mimos para el alma, para mantener siempre encendido el fuego de nuestro Ser: El libro De Los Abrazos de Eduardo Galeano y el Disco de Los Mejores Temas de Yiruma.

Comentarios

comentarios