Los 4 Acuerdos De Miguel Ruiz

Si te caes, no te juzgues. No le des a tu juez interior la satisfacción de convertirte en una víctima. No, sé firme contigo mismo. Simplemente, empieza otra vez desde el principio.
~ Don Miguel Ruiz

«Los Cuatro Acuerdos» es un libro escrito por el escritor mexicano de textos espirituales Miguel Ángel Ruiz Macías, más conocido por su seudónimo: Don Miguel Ruiz.

Este libro explica cuatro acuerdos toltecas sobre sabiduría de equilibrio personal. En él, Miguel Ruiz comparte los acuerdos necesarios para tener una vida plena.

Los toltecas fueron una cultura precolombina que existió en el sur de lo que hoy es México. Su apogeo tuvo lugar entre los años 900 y 1200 d.C. y se cree que tuvieron una notoria influencia sobre los mayas.

Estos acuerdos contienen conocimiento concreto y fácil de aplicar en cada momento de nuestra vida, tanto personal como laboral. Según la tradición tolteca, poniendo en práctica estos cuatro acuerdos, tu vida puede cambiar.
¿Qué cosas de tu vida te gustaría corregir? ¿Qué acuerdos has hecho en tu vida que te generan estrés o malestar?

Primer Acuerdo: SÉ IMPECABLE CON TUS PALABRAS

Éste es el acuerdo más importante y quizás uno de los que más cuesta cumplir. Nuestras intenciones se muestran a través de las palabras. Esto quiere decir que aquello que sueñas, lo que sientes y lo que realmente eres, lo demuestras con tus palabras.

Las palabras son la herramienta más poderosa que tenemos como seres humanos. Son el instrumento de la magia ya que la palabra es invocación. Al hablar estamos trayendo al mundo manifiesto algo del mundo inmanifiesto. Pero como toda espada, tiene doble filo: pueden crear el sueño más bello o destruir todo lo que te rodea.

A través de nuestra infancia, nuestros padres, hermanos, familiares expresaban sus opiniones sobre nosotros. El problema es que muchas de las cosas que escuchamos las hemos creído e incluso las hemos hecho realidad. Frases como: «mejor dedícate al deporte, no sirves para los libros» o «aunque intentes, la música no es para ti». Estas frases crean una programación en nuestra mente que hace que reproduzcamos esta realidad. Las palabras captan nuestra atención, entran en nuestra mente y cambian por entero, para bien o para mal, nuestras creencias.

La palabra «impecabilidad» significa «sin pecado». Ser «impecable» con la palabra es no hacer de nuestra comunicación un pecado, al hablar en contra de nosotros o de otras personas. Es muy parecido a «bendecir» y «maldecir». Todo lo que sientas, creas o digas que vaya contra ti es un pecado. Vas contra ti cuando te juzgas y te culpas por cualquier cosa. No pecar es hacer exactamente lo contrario.

Si adoptamos el Primer Acuerdo y somos impecables con nuestras palabras, cualquier veneno emocional acabará por desaparecer de nuestra mente y dejaremos de transmitirlo en nuestras relaciones personales. Exprésate con integridad y con amor. Di solo lo que quieres decir. No utilices tus palabras para hablar en contra de ti o para maldecir a los demás. Usa el poder de tus palabras en la dirección de la verdad y el amor.

La cantidad de amor que sientes por ti es directamente proporcional a la calidad e integridad de tus palabras. Cuando eres impecable con tus palabras, te sientes bien, eres feliz y estás en paz.

Segundo Acuerdo: NO TE TOMES NADA PERSONAL

“Es fácil vivir con los ojos cerrados,
interpretando mal todo lo que se ve…”.
John Lennon

Este acuerdo explica que nada de lo que sucede en el afuera existe para hacerte un daño. No hay nadie que atente contra tu bienestar. Nada de lo que hacen los demás es por ti. Lo que las personas hacen o dicen refleja su propio mundo interior y su propia realidad, no la tuya.

Si te tomas las cosas personalmente significa que estás de acuerdo con cualquier cosa que se diga. Y cuando estás de acuerdo, un veneno te recorre y te encuentras atrapado en el sueño del Infierno. Y estás atrapado/a a «la importancia personal». La importancia personal, o el tomarse las cosas personalmente, es la expresión máxima del egoísmo, porque consideramos que todo gira a nuestro alrededor.

Cuando logras soltarte de estas ataduras, y corres tu ego, entonces encuentras la verdadera libertad. Cuando eres inmune a las opiniones y acciones de los demás, no serás víctima de un sufrimiento innecesario. Cuando sueltas las opiniones del exterior, comienzas a escuchar sólo la opinión del interior. Y elegirás lo que de verdad quieres. Descubrirás que, para elegir correctamente, más que confiar en los demás, era necesario que confíes en ti mismo.

Tercer Acuerdo: NO HAGAS SUPOSICIONES

¿Cuántas veces al día pasar armando historias en tu mente sobre lo que crees que sucede? Todos lo hacemos. Tendemos a hacer suposiciones, sobre todo. El problema es que, al hacerlo, creemos que lo que suponemos es cierto. Al hacer suposiciones, estamos quedándonos con una interpretación no real. Y cuando esto sucede, terminamos tomándonos personal aquello que creemos como cierto. ¿Sabes qué ocurre después? Utilizamos nuestras palabras. Y ahí es cuando se originan los conflictos, los problemas y el sufrimiento.

Así de unidos están los cuatro acuerdos. La mejor manera de evitar las suposiciones es preguntando. Si hay algo que no te ha quedado claro, exprésate. Habla, pregunta y aclara todo lo que necesites para poder tener una visión real de lo que sucede. No inventes realidades que no existen. Una comunicación clara da como resultado relaciones sanas y duraderas, sobretodo en la pareja.

Cuarto Acuerdo: SIEMPRE QUE PUEDAS, HAZ TU MAYOR ESFUERZO

Este acuerdo es la conjunción de los tres primeros. Miguel Ruiz explica en su libro que siempre que sea posible, da tu mejor esfuerzo en cada cosa que hagas. Da lo mejor de ti al momento de expresarte. Confía en ti mismo y no te tomes nada personal. Haz lo mejor que puedas para ser claro y para preguntar cuando algo no se entienda y no hagas suposiciones.

Haz lo mejor de ti para poder tener una vida plena y feliz. Cuando haces tu máximo esfuerzo, aprendes a aceptarte a ti mismo, pero tienes que ser consciente y aprender de tus errores. Eso significa practicar, comprobar los resultados con honestidad y continuar practicando. Así se expande la consciencia.

Honrar estos cuatro acuerdos te permite deshacer aquellos acuerdos o programaciones que has hecho que te impiden ser feliz. Cuando eres impecable con lo que dices, nada te afecta ya que no te tomas nada personal ni haces suposiciones, entonces cada esfuerzo que hagas será el reflejo de tu intención de amor, armonía y bienestar. Hoy es el primer día del resto de tu vida.

¿Cómo vas a poner estos acuerdos en acción? ¿Cuál es el acuerdo que más te costaría poner en práctica?

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here