La Verdadera Historia Del Día De Los Enamorados

0
8

Toda tradición empieza con una historia real. Cada cuento que conocemos, cada canción que tarareamos, provienen de las vivencias de seres humanos, que se atrevieron a ir más allá, a desafiar la vida. Hoy te compartimos la verdadera historia del día de los enamorados, conmemorando a San Valentín, que dio su vida por amor. 🙂

El día de San Valentín es una celebración tradicional de países anglosajones que se ha ido implantando en otros países a lo largo del siglo XX, principalmente en la que las parejas de enamorados expresan su amor y cariño. Se celebra el 14 de febrero, onomástico de san Valentín. Su origen se remonta a la época del Imperio Romano.

San Valentín era un sacerdote que, hacia el siglo III, ejercía en Roma, durante el gobierno del emperador Claudio II. El emperador romano había decidido prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes ya que, en su opinión, los solteros sin familia eran mejores soldados, al tener menos ataduras y vínculos familiares.

Frente a esta situación, San Valentín decide casar en secreto a soldados con sus damas en las bodegas de las cárceles del Impero. Cuando el emperador se entera de los votos matrimoniales que realizaba el santo, mandó capturarlo y traerlo frente a él para decapitarlo.

Los días que estuvo esperando en prisión para su ejecución, San Valentín se entera que Julia, la hija del juez de la prisión, era ciega de nacimiento. Por medio de oraciones, San Valentín pide a Dios que la joven pudiera ver. Durante su traslado a la plaza pública para su ejecución, un 14 de Febrero de 270, San Valentín le regaló un papelillo a la joven para que lo lea, ella sin entender el motivo abre el papel y de da cuenta de que por primera vez poder ver. Y lo primero que vio era una frase que decía «Tu Valentín» como forma de despedida.

La joven Julia, agradecida al santo, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.

Actualmente, La cabeza del santo, sacerdote romano, está presente en el templo de la Colegiata de Santa María la Mayor de Toro (Zamora) desde el siglo XVI. El cráneo del santo sacerdote, se encuentra enmarcada por una caja ovalada de plata, con cerco de puntas de sierra en torno al vidrio del escaparate. Obra del siglo XVI, se le añadieron en el XVII varias cabezas de ángeles alados en los cuatro extremos.

 

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here