Cuento Corto: «BOCADITOS»

Para este cuento, te proponemos sacarte los zapatos, ponerte las pantuflas y sentarte en un lugar cómodo. Este cuento corto es tan dulce como un bocadito de chocolate.

«BOCADITOS»

Ya tarde escuché un ruido en la cocina pero no quería levantarme. Estaba calentita en la cama. La verdad es que había llorado mucho con una  película y no tenía ganas de bajar a ver qué sucedía.

Pensé que sería el gato, como siempre. Cerré los ojos para seguir durmiendo, pero  un sonido cada vez más cercano me mantuvo tensa. Escuchaba  pasos  que subían por  la escalera y llegaban hasta mi cuarto.

Me incorporé en la cama y ví al hombre  apuntándome.

-Qué hace señora? Acuéstese otra vez que no quiero lastimarla.

Acepté su sugerencia, pero no pude quedarme callada.

-Tenga cuidado joven, porque  puede…

El hombre se tropezó con algo y gritó:

-¡¿Qué es esto?!

-Le dije que podría…

Una soguita, colocada desde la cómoda hasta los pies de la cama hizo  caer al hombre.

-¡Cállese y dígame dónde están las joyas!

Intenté prevenirlo. No sé si fue  la sorpresa, su inexperiencia o la oscuridad pero volvió a caer.

-¡Uy! ¿Ay! ¿Qué? ¿Quién me golpeó?

Una  maza de madera colocada sobre el  ropero, lo golpeó en la espalda  dejándolo  boca abajo sobre la alfombra.

Me levanté  de la cama con tranquilidad sabiendo que estaría allí unos minutos. Me calcé las pantuflas, porque no me gusta  sentir el piso frío bajo mis pies, y me acerqué a él.

Me agaché apenas,  porque todavía me duele  la cintura,  y le quité el arma. Él se volvió y  tratando de levantarse, me gritó:

-¡¿Qué hace, qué hace vieja loca? El Fabio me dijo que sería fácil. Que usted tiene un montón de joyas por ahí. Vamos, deme  todo que me voy. La Negra me espera afuera.

-Levántese y deje de hablar. Vamos, no sea tonto. Usted no es ladrón. Seguro que no quiere  hacer esto.

El atolondrado negaba con la cabeza mientras yo le acariciaba el pelo. Creo que estuvo a punto de soltar alguna lágrima y para no hacerlo sentir mal, lo ayudé un poco hasta que se incorporó por completo.

-Vamos, venga conmigo a la cocina que tengo algún bocadito  por algún lado.

-Suelte señora. ¡Suelte, le digo! Me tengo que ir con las joyas ,no con un postre….¿Qué tiene?

-Todavía queda Lemon Pie y un poco de Tiramisú.

No estaba muy seguro de aceptar mi invitación, pero como  a mis nietos, lo fui llevando  hasta la cocina, mientras se acomodaba la ropa y buscaba su arma con la mirada.

-La tengo yo, no se preocupe.

-Terminemos y me voy. No le vaya a contar a nadie. Me voy y acá, no pasó nada. No había nada, usted dormía como un tronco y listo.

Nunca pensé que fuera tan estúpido pero por alguna razón, me enternecía.

-Yo no tengo dinero ni joyas. Hice correr el rumor en el barrio y ahora todos vienen a visitarme. De vez en cuando, mis hijos y nietos me llevan de viaje. Pero no tengo nada.

Durante casi dos horas  compartimos cafés, tortas, anécdotas y un muy buen rato en la cocina. Nunca le devolví el arma y  se despidió con un abrazo y un beso, como si yo fuera su abuela.

La Negra, entre tanto, consiguió un cliente y ganó más que él esa noche…o tal vez no.

Amalia Fuino, 2017

Breve Currículum Sobre La Autora

Cuento Corto: «La Verdad»

Cuento Corto: «Karma»

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here