Una vez le preguntaron a Buda: “¿Qué es lo que tú y tus discípulos practican?” Él les respondió: “Nosotros nos sentamos, caminamos y comemos“. Entonces, volvieron a preguntarle: “Pero cualquiera puede sentarse, caminar y comer”. A lo que Buda contestó: “Nosotros, al sentarnos, estamos conscientes de estar sentados, al caminar, estamos conscientes de estar caminando y al comer, somos conscientes de estar comiendo”. 🙂

¿Cómo Se Medita Caminando?

1. Sin Propósitos

Al caminar, no te enfoques en ningún propósito en particular. Disfrutá, simplemente, el hecho de caminar. Date el permiso de disfrutar y observar, intensamente, sin ningún juicio a cada paso que des.

2. Desapegate

Desprendete de tus preocupaciones y ansiedades mientras caminás. Al entrar en esta dinámica de de caminar conscientemente, no hay cabida para ningún otro pensamiento que no sea el de estar atento al presente. Date permiso de caminar unos cuantos minutos, simplemente por el hecho de caminar.

3. Sonreí

Si te animás a dibujar una sonrisa en tu rostro, como hacía Buda, mientras camines vas a poder experimentar una profunda sensación de paz, serenidad y bienestar total. “Al sonreír todo tu ser se renueva y tu práctica se fortalece. No tengas miedo de sonreír.”

4. Respira Profundo

Éste es uno de los ingredientes más importantes de esta práctica. Respirar conscientemente significa estar presente en cada inhalación y en cada exhalación. Prestá atención a tu respiración mientras caminás.

5. Contá Tus Pasos

Una buena ayuda al principio es contar los pasos cuando inhales y exhales. Si en el momento de tomar aire ya llevás 4 pasos, contá mentalmente del 1 al 4. Si al exhalar sólo llevas 3 pasos cuenta del 1 al 3 sin intentar controlar o acompasar. Convertite en un observador de tu respiración.

6. Gathas

También, en lugar de números podés pronunciar palabras siguiendo el ritmo de tu respiración. Podés seguir, por ejemplo, el ritmo con la palabra “Aquí/Ahora“. Si das cuatro pasos con la inhalación, podés decir cada paso: “aquí, aquí, aquí, aquí”… y en la exhalación: “Ahora, ahora, ahora, ahora”. Podés utilizar cualquier palabra o frase que tenga un sentido para vos; sentite libre de usar tu creatividad y usar palabras que resuenen dentro de vos.

7. Como un Emperador

Date el permiso de caminar con seguridad como si fueras el soberano de este planeta. Que cada paso que des sea una afirmación o un mandato real hacia la Paz y la Felicidad de la Tierra.

8. La Flor de Loto

Visualizá que con cada paso que das en la tierra, brota de ella una hermosa y radiante flor de loto (o tu flor preferida). Esta técnica en particular te parecerá extraña, pero vale la pena probarla. El sentimiento de arraigo y plenitud de esta práctica está más allá de las descripciones que se puedan realizar.

9. Con la Ira

En ocasiones cuando más necesitamos de estas herramientas es cuando más pretextos ponemos. “No estoy de humor hoy”, “cuando se me pase el enojo voy a caminar”. Sin embargo, es en éstos momentos en que más necesitamos poder salir a caminar, a soltar y a conectarnos con la tierra. Cuanto más practiques estas técnicas, más fácil se te hará hacer uso de ellas en los momentos de crisis, enojo o angustia.

10. Aprovechá Cada Momento

No existe el momento perfecto para caminar conscientemente. No te limites a programar “un ejercicio” para meditar caminando. Aunque lo ideal sería caminar por un sendero tranquilo o inspirador, tu realidad puede ser diferente. Aprovechá cada momento del día para caminar conscientemente. Cuando estaciones tu auto caminá hacia tu destino conscientemente. Cuando estés en la calle, llegando a tu casa, yendo al trabajo, yendo a hacer las compras, simplemente recordá sonreir y aprovechar el momento.

Juahni Aho (escritor finlandés)

Comentarios

comentarios