¿Alguna vez tuviste un sueño muy vívido? En las antiguas artes, se creía que el cuerpo físico era abandonado durante el sueño para pasar a otros planos por medio del cuerpo astral.

DORMIR PARA DESPERTAR

El plano astral es un Universo paralelo, un plano de manifestación en el que nos sumergimos todas las noches al conciliar el sueño. Durante esas horas, el cuerpo físico queda en estado latente, recomponiéndose fisiológicamente, mientras la psiquis se desdobla “ingresando” en este universo, desconocido para muchos seres humanos.  Lo hace a través de un organismo similar es sus características al cuerpo físico, al que llamamos “cuerpo astral”.

El plano astral es un mundo singular, regido por algunas leyes similares a las leyes físicas y otras muy diferentes. Los cuerpos y objetos tridimensionales tienen su correspondencia en este plano, en el que sin embargo no existe la gravitación (característica del mundo físico terrestre); también es diferente la cohesión molecular de los cuerpos, de tal manera que los sólidos pueden ser penetrados, etc.

La gran mayoría de los seres humanos no somos conscientes del fenómeno del desdoblamiento, ni tampoco de lo que ocurre con posterioridad. En el mejor de los casos, estas experiencias quedan en nuestra memoria como sueños, similares a la fantasía ,mental  en estado de vigilia. Repetimos mecánicamente los eventos del día o proyectamos nuestras expectativas hacia el futuro, de manera que sólo recordamos algunos sueños vagos y confusos. En cambio, si despertáramos la consciencia viviríamos esos momentos de la misma forma o con más intensidad que en las horas de vigilia. Tendríamos una forma de conocernos en profundidad y al cosmos que nos rodea.

Ingresando conscientemente al plano astral, podemos acceder a realidades superiores, ignoradas por la cultura moderna, pero muy estudiadas en antiguas civilizaciones.

PARA COMPRENDER EL CUERPO ASTRAL

Los cuerpos orgánicos están en constante cambio. Todo el tiempo mueren células y otras aparecen regenerándolo continuamente. De hecho hay una renovación total cada siete años. O sea que durante la vida el hombre cambia varias veces de cuerpo y sin embargo mantiene la misma apariencia general. Pero, ¿cómo funciona esto? Esta regeneración se acentúa en los niveles más sutiles de la materia física. Las partículas etéreas están continuamente precipitándose sin cesar fuera del cuerpo, siendo reemplazadas por otras. Si “algo” no mantuviera la forma del cuerpo, este terminaría disolviéndose. Este proceso también se da en los objetos inertes y en la materia, pero más lento.

¿QUÉ ES LO QUE MANTIENE LAS FORMAS?

La respuesta a todas estas preguntas es el astral.

El cuerpo astral es el molde sutil sobre el cual se diseña el cuerpo físico. El cuerpo astral se forma antes que el cuerpo físico. En el astral, las partículas se agrupan y se organizan para que su contraparte, las partículas físicas, lo repliquen en el plano físico. Este proceso es constante y contínuo. Por ejemplo, simplificando mucho el proceso, cuando en el plano físico una semilla apenas esta germinando, en el plano astral ya se está dando el molde de la pequeña planta que brotara de la tierra. Y cuando en el plano físico esa semilla ya se transformó en esa planta, en el plano astral ya se está dando el molde del futuro árbol en el que se transformará.

CONECTARNOS CON NUESTRO CUERPO ASTRAL: EL YOGA NIDRA

 

Yoga Nidra se deriva la antigua práctica tántrica Nyasa. Es una importante técnica de meditación y relajación profunda desarrollada por Swami Satyananda Saraswati que adaptó y actualizó estas prácticas tan antiguas, conservando su esencia pero quitándole las complicaciones ritualistas, adaptándolas a nuestro tiempo y haciéndolas más asequibles a personas no iniciadas.

El Yoga Nidra es una poderosa técnica en la que aprendemos a relajarnos de manera consciente. El estado de relajación se alcanza cuando la consciencia se separa de la experiencia exterior (órganos sensoriales) y del sueño, entonces la mente se aquieta y se vuelve muy poderosa. En este estado podemos mejorar el esquema corporal, la capacidad de concentración, desarrollar la memoria, aumentar el conocimiento, la creatividad, descubrir nuestro potencial interior, reestructurar la mente, etc.

Yoga Nidra puede traducirse como “sueño psíquico” o “sueño consciente”. El Yoga Nidra es un método sistemático para llegar a la relajación física, emocional y mental. Es un estado de sueño con plena lucidez, en el que la mente permanece en la frontera entre la vigilia y el sueño, en el que la consciencia está operando en ambos niveles pero no se asocia con ninguno de ellos. Como es muy difícil mantenerse en este estado, habrán momentos en los que la consciencia se dirigirá hacia el exterior a través de los sentidos y nos despertaremos, y otros en los que se deslizará hacia el sueño y nos dormiremos. Con la práctica, la consciencia tiende a estabilizarse en el nivel de “Nidra”, a nivel del “sueño consciente”. En este estado la mente está muy receptiva, la consciencia está operando en un espacio donde puede contactar con las dimensiones subconsciente e inconsciente, permitiendo manifestarse el potencial que permanece en estos niveles profundos de la mente. Nos hacemos, por decirlo de alguna manera, “psiconautas” de nuestros propios espacios psíquicos y a través de la auto-observación, reconocemos
nuestro mundo interior y podemos limpiarlo, encontrar soluciones a nuestros problemas y conflictos, abriéndonos a la posibilidad de realizar y encontrar nuestro verdadero propósito en la vida. Yoga Nidra debería practicarse con el propósito de utilizarlo para el crecimiento y la evolución personal y espiritual.

 

Comentarios

comentarios