SECRETO REVELADO Números 3, 6 y 9 y la Ley de Atracción | Nicola Tesla, Joe Dispenza

Secreto revelado - Nicola Tesla y los números maestros

“Si solo supieras la magnificencia del 3, 6 y 9, entonces tendrías una llave del universo”.– Nikola Tesla

Nikola Tesla realizó innumerables experimentos misteriosos, pero él era un gran misterio por sí solo. Casi todas las mentes de los pensadores más importantes de nuestro tiempo tenían algún tipo de obsesión.

Tesla tenía varias. De hecho, algunos lo habrían llamado excéntrico. Para Tesla, estas eran cosas necesarias.

¿Sabías que Nikola Tesla caminó alrededor de una cuadra repetidamente tres veces antes de entrar a un edificio, lavó sus platos con 18 servilletas, vivía en habitaciones de hotel con un número divisible solo por el número 3.

Nikola Tesla hizo cálculos sobre las cosas en su entorno inmediato, solo para asegurarse de que el resultado fuera concebible por 3 y basó sus decisiones en los resultados.

Hizo todo en grupos de 3, y nadie sabía con certeza la misteriosa razón detrás del extraño comportamiento de Tesla.

Tesla era único y también particular.

En numerosas ocasiones, Tesla describió haber experimentado intensos destellos de luz, que fueron seguidos por momentos de intensa creatividad y claridad. Algo así como el universo entero se abrió frente a él.

Tesla afirmó haber tenido la capacidad de imaginar y percibir su invento en su mente durante los llamados ‘momentos de claridad’ casi con un detalle holográfico. Hoy, a este tipo de sucesos los llamamos revelaciones o visualizaciones: algo que aún no experimentamos en nuestro presente pero que podemos sentir como si ya estuviera aquí. El Dr. Joe Dispenza habla mucho sobre el poder del pensamiento y de la visualización para crear nuestro futuro. Aquí abajo te compartimos un video muy interesante de Joe Dispenza.

Tesla también sostuvo que tenía la capacidad de rotar sus visiones, desarmarlas pieza por pieza para saber exactamente cómo se vería un invento, hasta el más mínimo detalle, basado en sus increíbles visiones.

Además, Nikola Tesla también calculó los puntos nodales de nuestro planeta y lo más probable es que estuvieran profundamente vinculados a los números tres, seis y nueve.

Tesla afirmó que estos números eran de gran importancia nos sólo para él, sino para todas las personas del planeta.

Nikola Tesla era un hombre profundamente obsesionado con los números 3, 6 y 9.

A diferencia de muchos, Telsa entendía un hecho fundamental, desconocido para otros, que es el lenguaje universal de las matemáticas; que al final es una ciencia descubierta por el hombre, no inventada por él.

Tesla fue mucho más allá de las matemáticas. Imaginó patrones numéricos que existen en el universo, como la formación de estrellas, el desarrollo de células embrionarias y muchos otros detalles alucinantes que algunos llaman “El Plan de Dios” o “el Plan de Dios”.

Tesla sabía que había un sistema fundamental al que la naturaleza parecía responder:

“Los poderes del sistema binario”, donde el modelo comienza desde uno y continúa en cifras dobles.

Por lo tanto, las células y los embriones se desarrollan en el siguiente patrón: 1, 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128, 256, etc.

Pero parece que lo que Tesla sabía y soñaba era más que la visión de un hombre común. . Marko Rodin descubrió que dentro del vórtice Math (la ciencia de la anatomía del toro) hay un patrón repetido: 1, 2, 4, 8, 7, 5, 1, 2, 4, 8, 7, 5, 1, 2, 4, y así hasta el infinito.

Aquí, los números 3, 6 y 9 no existen y, según Rodin, esto se debe a que estos números representan un vector perteneciente a la tercera y cuarta dimensión, que se llama el “campo de flujo”.

¿Por qué Nikola Tesla intentó que el Mundo entendiera estos conceptos?

Primero, debemos entender que no creamos matemáticas, las descubrimos. Es el lenguaje y la ley Universal. ¡No importa en qué parte del Universo te encuentres, 1 + 2 siempre será igual a 3! ¡Todo en el Universo obedece a esta ley!

Vamos a explicarlo mejor

Empecemos desde 1, el doble es 2; 2 duplicado es 4; 4 duplicado es 8; 8 duplicado es 16, lo que significa 1 + 6 y eso es igual a 7; 16 duplicado es 32 resultando en 3 + 2 igual a 5 (puedes hacer 7 duplicado si quieres a lo que obtendrías 14 resultando en 5); 32 duplicado es 64 (5 duplicado es 10) resultando en un total de 1; Si continuamos seguiremos siguiendo el mismo patrón: 1, 2, 4, 8, 7, 5, 1, 2… Si partimos de 1 al revés seguiremos obteniendo el mismo patrón solo que al revés: La mitad de uno es 0.5 (0 + 5) es igual a 5. La mitad de 5 es 2,5 (2 + 5) es igual a 7, y así sucesivamente. ¡Como puedes ver, no se mencionan los números 3, 6 y 9! Es como si estuvieran más allá de este patrón, libres de él.

Esto se llama el símbolo de la iluminación

Si nos vamos a la gran pirámide de Giza, no sólo hay las tres pirámides más grandes de Giza, todo al lado del otro, lo que refleja las posiciones de las estrellas del cinturón de Orión, pero también vemos un grupo de tres pirámides más pequeñas inmediatamente alejadas de las tres pirámides más grandes.

“El día que la ciencia comience a estudiar los fenómenos no físicos, progresará más en una década que en todos los siglos anteriores de su existencia”.

– Nikola Tesla

Estas formas están en la naturaleza, y los antiguos emularon estas formas en la construcción de su arquitectura sagrada. ¿Es posible que haya algo especial en el misterioso número tres? ¿Es posible que Tesla haya descubierto este profundo secreto y haya utilizado este conocimiento para ampliar los límites de la ciencia y la tecnología?

La Magnificencia del Número 9

Digamos que hay 2 opuestos, claro y oscuro si quieres. Son como los polos norte y sur de un imán. Un lado es 1, 2 y 4; el otro lado es 8, 7 y 5; Al igual que la electricidad, todo en El Universo es una corriente entre estos 2 lados polares, como un péndulo oscilante: 1, 2, 4, 8, 7, 5, 1, 2 … (y si imaginas el movimiento es algo así como el símbolo para el infinito)

“Si quieres encontrar los secretos del universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración”.

– Nikola Tesla

¡Hay una verdad filosófica más profunda en esto! Imagínense lo que podemos lograr si aplicamos este conocimiento sagrado en la ciencia cotidiana …

Hay patrones que ocurren naturalmente en El Universo, patrones que hemos descubierto en la vida, galaxias, formaciones estelares, evolución y casi todos los sistemas naturales. Algunos de estos patrones son la proporción áurea y la geometría sagrada. Un sistema realmente importante que la naturaleza parece obedecer es “Los poderes del sistema binario 2” en el que el patrón comienza desde uno y continúa duplicando los números. Las células y los embriones se desarrollan siguiendo este patrón sagrado: 1, 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128, 256…

Algunos llaman a estos patrones El Plan de Dios. Las matemáticas, por esta analogía, serían la huella digital de Dios. En las matemáticas de vórtice (la ciencia de la anatomía del todo) hay un patrón que se repite: 1, 2, 4, 8, 7 y 5, y así sucesivamente 1, 2, 4, 8, 7 , 5, 1, 2, 4, 8, 7, 5, 1, 2, 4… Como puede ver, 3, 6 y 9 no están en este patrón. El científico Marko Rodin cree que estos números representan un vector de la tercera a la cuarta dimensión que él llama un “campo de flujo“. Se supone que este campo es una energía dimensional superior que influye en el circuito de energía de los otros seis puntos. Randy Powell, un estudiante de Marko Rodin dice que esta es la clave secreta para la energía libre, algo que todos sabemos que Tesla dominó.

Sin embargo, hay algo extraño una vez que comienzas a duplicarlos. 3 duplicado es 6; 6 duplicado es 12, lo que daría como resultado 3; en este patrón no hay mención de 9! Es como si el 9 estuviera más allá, completamente libre de ambos patrones. Pero si comienzas a duplicar 9, siempre resultará en 9: 18, 36, 72, 144, 288, 576…

Encontramos mucha evidencia de que la naturaleza usa simetría triple y séxtuple, incluida la forma de mosaico hexagonal del panal común.

En La autobiografía de Nikola Tesla, hay un apartado que se titula:

Las influencias que dan forma a nuestro destino.

Aquí te compartimos una parte del texto increíblemente interesante:

Al repasar los acontecimientos de mi vida pasada, me doy cuenta de lo sutiles que son las influencias que dan forma a nuestro destino. Un incidente de mi juventud puede servir para ilustrarlo. Un día de invierno logré escalar una montaña empinada, en compañía de otros chicos. La nieve era bastante profunda y un viento cálido del sur la hacía adecuada para nuestro propósito.

Nos divertimos lanzando bolas de nieve que rodaban una cierta distancia, acumulando más o menos nieve, y tratamos de superarnos en este deporte. De repente, se vio que una bola traspasaba el límite, se hinchaba en proporciones enormes hasta que se volvió tan grande como una casa y se precipitó hacia el valle con una fuerza que hizo temblar el suelo. La miré hechizado incapaz de comprender lo que había sucedido. Durante semanas después, la imagen de la avalancha estuvo ante mis ojos y me pregunté cómo algo tan pequeño podía crecer hasta un tamaño tan inmenso.

Desde ese momento me fascinó la magnificación de acciones débiles, y cuando, años más tarde, me dediqué al estudio experimental de la resonancia mecánica y eléctrica, me interesé mucho desde el principio.

¿Hay algún evento en tu vida que haya dejado una gran influencia en tu presente, así como sucedió con la bola de nieve de Tesla? Cuéntanos en los comentarios.

¡Nos vemos en el próximo artículo de Algo Alternativo!

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here